Salmorejo con Langostinos

  • Receta Salmorejo

    Receta Salmorejo

  • Ingredientes Salmorejo

    Ingredientes Salmorejo

  • Historia del Salmorejo

    Historia del Salmorejo

  • Sopas Frías

    Sopas Frías

  • Salmorejo con Langostinos

    Salmorejo con Langostinos


  • "Salmorejo con Langostinos"

    Salmorejo con Langostinos





    Una forma de comer el salmorejo con una guarnición especial es la que os proponemos con esta receta de salmorejo con langostinos. Aquí os mostramos paso a paso como prepararla.

    Ingredientes:

    - Un kilo de tomates maduros
    - 200 gramos de pan del día anterior
    - Langostinos, una docena
    - 150 ml de aceite de oliva virgen extra
    - Dos dientes de ajo
    - Perejil, un poco
    - Sal


    Preparación:

    Para hacer este salmorejo con langostinos intenta emplear los ingredientes de la mejor calidad que puedas, para que te salga una receta estupenda. Para el salmorejo es importante emplear buenos tomates que estén maduros, que no tengan demasiadas semillas y sean carnosos, como los tomates de tipo pera. El pan intenta que sea un pan con abundante miga, que sea del día antes para que esté un poco seco. Y el aceite de oliva que sea virgen extra a ser posible, un buen aceite que le de ese toque de sabor al salmorejo. Y los langostinos si son frescos, mejor aún.





    Antes de nada vamos a pelar bien los langostinos quitándoles la cabeza y la cáscara, y le limpiamos bien la parte de arriba del lomo. Pelamos y picamos un diente de ajo y lo mezclamos con un poco de perejil picado y un chorreón de aceite de oliva virgen extra y formamos una salsa, donde dejaremos macerar los langostinos limpios mientras preparamos el salmorejo.

    En el vaso de la batidora vamos a echar los tomates, que habremos lavado y quitado los tallos previamente. Puedes quitarles la piel si quieres, o bien colarlos una vez los hayas batido, para así filtrar bien los mismos. Bate bien los tomates y pásalos por un colador, quitando así las semillas y las pieles de los mismos.

    Limpiamos el vaso para quitar los restos que hubieran quedado y vertemos en el mismo los tomates triturados, a los que agregamos el pan en trozos, el ajo pelado, la sal y el aceite de oliva virgen extra, y volvemos a batir hasta que emulsionen los ingredientes formando un salmorejo cremoso. Mete el mismo en el frigorífico para que se enfríe bien.



    Un poco antes de servir el salmorejo, saca los langostinos que estaban macerando y dales un toque de plancha para hacerlos, y sírvelos junto unos cuencos individuales de salmorejo, adornados con un poco de aceite de oliva virgen extra por arriba, para disfrutar de una estupenda combinación de sabores.